GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Orar sin cesar: Adoración Perpetua como un antídoto necesario al Aborto

P.. John A. Hardon, SJ


El título actual de la meditación puede ser acortada y simplificada. Debe leer: "La oración ante el Santísimo Sacramento y el Movimiento Provida católica".
Ya hemos hablado largo y tendido y en detalle sobre la Sagrada Eucaristía. Nuestro objetivo ha sido poner de manifiesto el papel de la Sagrada Eucaristía en la obtención de las gracias que necesitamos para detener la ola de homicidio infantil y restaurar la salud moral del mundo moderno. Al reflexionar sobre el poder de la Eucaristía para lograr milagros, que insistía en que estos milagros se llevará a cabo por Nuestro Señor sólo si creemos. Cristo prometió que aquellos que creen que será capaz de mover montañas por el poder divino que Cristo ejerza en su favor. Sin embargo, la condición establecida por Cristo es siempre: "Si ellos creen."

Lo que el Salvador dijo a sus contemporáneos Él nos está diciendo. El movimiento de las montañas se puede hacer sólo por Dios. Lo hará con tal de que creen en su omnipotencia como el hombre de Nazaret, que es nuestro Dios encarnado. Nuestra tarea actual será ver cómo la oración ante el Santísimo Sacramento es, a todas luces, el más poderoso en el movimiento de la voluntad de Dios para ejercer su poder divino. Hay una lógica profunda para entender cómo la oración ante el Santísimo Sacramento es tan potente porque está inspirada por la fe como ningún otra oración en la experiencia humana depende.

¿Cuáles son las profundidades de la fe que subyacen a la oración ante el Santísimo Sacramento? Son nada menos que los cuatro más profundos misterios de la revelación cristiana. Cuando oramos antes de la Sagrada Eucaristía, que profesamos nuestra fe en la Encarnación del Hijo de Dios, profesamos nuestra fe en la verdadera humanidad de Jesucristo, asumido por la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, que profesamos nuestra fe en la muerte de Cristo en el Calvario y la resurrección de los muertos, y profesamos nuestra fe en la continuidad física presencia de Cristo resucitado en la tierra en medio de nosotros, lista para el ejercicio de los límites de su poder divino a nuestro favor, en función de la medida y la profundidad de nuestra fe en este quadrad de los misterios del cristianismo.


La fe en la Encarnación

Cuando rezamos ante el Santísimo Sacramento, creemos que Aquel a quien estamos hablando no es sólo Dios, sino Dios hecho hombre. Hablando en términos absolutos, una persona no necesita tener fe para aceptar la existencia de Dios. Los filósofos de la antigua Grecia, como Sócrates, Platón y Aristóteles, aceptó la existencia de Dios. Por lo demás los Judios del Antiguo Testamento, desde Abraham hasta el último de los profetas también reconoció la existencia de Dios. Por otra parte el pueblo elegido de la antigua ley no sólo sabía que había un Dios, porque su razón natural puede concluir, como el Libro de la Sabiduría les dice, al ver las bellezas de la naturaleza que podría concluir con la existencia de un creador que produce su belleza en la mundo en que vivimos.
Pero una vez que Dios tomó forma humana en el vientre de la Virgen María, el evento más significativo en la historia humana se llevó a cabo. El Dios que había sido siempre en la tierra por medio de Su omnipotencia, el mantenimiento de la presencia, comenzó a estar presente como hombre. El niño en el vientre de María era de carne y hueso como su Madre. Él recibió un alma que anima su cuerpo. Él nació en Belén y, como un niño, tuvo que ser atendido en los pechos de su madre. Como dice san Lucas nos dice, que crecía en edad y sabiduría y en gracia de Dios. Dormía y comía y hablaba y se cansó al igual que el resto de nosotros.

Cuando habló a sus compañeros de nazarenos en la sinagoga de la ciudad, sus oyentes se quedaron atónitos con enojo por la supuesta demanda que él era en verdad la predicha por Isaías, a quien el profeta había predicho sería el Emmanuel, es decir, Dios con nosotros.

Durante su ministerio público en su conjunto, la enseñanza de Cristo, más difícil de aceptar por sus contemporáneos era que él, aunque el hombre, era el Dios vivo. Cuando algunos Judios en su rabia furiosa de lo que ellos pensaban que eran sus pretensiones locas tomaron piedras para matarlo, cuando Él les preguntó: "¿Por qué quieres matarme a mí, es a causa de las obras buenas que he hecho con vosotros?" Se replicó, "No es a causa de las obras buenas que ha hecho, sino porque tú, siendo hombre, te haces igual a Dios." La palabra griega en el Evangelio de San Juan por " igualdad "es isos . Como sabemos de lo que llamamos el triángulo isósceles, las isos en griego significa la identidad matemática. Los Judios se escandalizaron por lo que consideraban la blasfemia de un simple hombre que dice ser matemáticamente igual a Dios.

Durante su Pasión, Cristo fue acusado de diversos delitos. Sin embargo, el pico de esos crímenes fue la afirmación de Cristo de ser no sólo el Mesías, sino el Mesías a quien los antiguos profetas predijeron sería el Dios que se hizo hombre.

Todo lo anterior era necesario para llevar a cabo lo que es la primera razón por la oración ante el Santísimo Sacramento es tan poderosa con Dios. Es tan poderoso porque está animado por la fe en la divinidad de Cristo. Es imposible exagerar la importancia crucial que es esto. Realmente creo que muchos, si no la mayoría, los católicos no se dan cuenta de que Jesucristo en el Santísimo Sacramento es Dios hecho hombre. Es la fe en la humanidad de Cristo. Es la fe en María de haber dado a su Hijo divino una participación en su propia carne y sangre. Es la fe en Jesucristo no sólo como un recuerdo histórico, sino la fe en un presente, presencia geográfica, local, en medio de nosotros nada menos que Él estaba presente a sus discípulos en la Última Cena o presente a ellos después de su resurrección cuando Él les dijo ver y tocar su cuerpo resucitado, e incluso comió delante de ellos.

Todo esto es la primera razón por la oración ante el Santísimo Sacramento es capaz de mover la Omnipotencia para trabajar señales y maravillas que sólo los creyentes tienen derecho a esperar de Jesucristo.


La fe en la verdadera humanidad de Jesucristo

Ningún lenguaje humano puede expresar el significado completo de un misterio divino. Entre estos misterios no es más o menos humano de expresar la verdadera humanidad asumida por el Hijo de Dios en la Anunciación a la Virgen María. ¿Qué es lo que creemos acerca de la humanidad de Cristo cuando oramos ante el Santísimo Sacramento? ¿Es que simplemente creo que cuando Dios se hizo hombre, se ha unido, muy, muy de cerca a un ser humano con el nombre de Jesucristo? No, eso sería la herejía nestoriana, que afirma que Cristo es en realidad dos personas, un ser humano y lo divino de otro tipo, y por lo tanto María no es realmente la Madre de Dios. Ella es, en estos términos, sólo la madre del hombre Jesús.
¿Creemos que cuando Dios se hizo hombre en abstracto algún modo se unieron con la humanidad? ¿Creemos que Dios en su amor por la raza humana se ha unido en espíritu con la raza humana? No, eso sería a lo sumo una unión simbólica o metafórica, incluso de la divinidad con la humanidad.

Cuando rezamos ante el Santísimo Sacramento, no creemos que Dios se hizo hombre al tomar la sustancia de la naturaleza humana del hombre: que Cristo, como el hombre es humano, sí, pero que la humanidad no es más que la sustancia de lo que hace a un hombre el hombre? No, Cristo no es sólo humano para compartir con nosotros lo esencial de nuestra humanhood, pero menos nuestro cuerpo y de la carne y las características y las emociones y los pensamientos y la mente y la voluntad.

No, entre las herejías condenadas por la Iglesia fue la afirmación de que Dios nunca asumió una voluntad humana. Llamado monotelismo, que afirmaba que Cristo no tenía necesidad de una voluntad humana. ¿Qué puede hacer un ser humano se sumará a la voluntad divina, por lo que se opuso.

¿Qué debemos decir que, cuando rezamos ante el Santísimo Sacramento? Hay que decirlo, porque creemos que la Sagrada Eucaristía contiene todo el Cristo. El Concilio de Trento, que se define que bajo las especies externas de lo que solía ser el pan y el vino se presentan ahora las Christus tuus . Esto significa que todo lo que hace Cristo, Cristo está presente en la Sagrada Eucaristía. Esto incluye a su cuerpo y su alma, su mente y voluntad, sus emociones y sentimientos, sus facultades corporales y, con énfasis, su corazón de hombre. A finales del siglo XVI, San Roberto Belarmino contado doscientos interpretaciones entre los reformadores protestantes llamados, en las palabras de Cristo en la Última Cena: "Esto es mi cuerpo ... esta es mi sangre". No es de conocimiento común que la razón principal de las divisiones en el protestantismo, más de cuatro mil denominaciones en todo el mundo, es su interpretación divergente de lo que llamamos la Presencia Real. No hay ninguna divergencia entre creer y de entender los católicos. La presencia real es Jesucristo. Cuando hablamos con él ante el Santísimo Sacramento, hay que decir que él nos oye sólo el Dios que todo lo sabe, pero como el hombre que tiene oídos para oír que nos humanos y los sentimientos humanos para experimentar y compadecerse de nuestras emociones.


La fe en la Muerte y Resurrección de Cristo

Seguimos. Recuerde que nuestro objetivo en esta meditación. Nos estamos concentrando en por qué la oración ante el Santísimo Sacramento es tan poderoso en la solicitación de la gracia de Dios. Es tan poderoso porque está animado por la fe en los misterios más profundos del cristianismo. ¿En qué creemos cuando hablamos de Nuestro Señor en la Sagrada Eucaristía? Creemos que Él se sometió a su pasión y murió en la cruz derramando su sangre por nuestra redención. Creemos que sus sufrimientos en el instante en que fue concebido en el vientre de su madre, que se agravaron durante su ministerio público cuando tantos de sus contemporáneos judíos lo rechazaron. Creemos que el pico de sus sufrimientos internos se alcanzó en el Huerto de Getsemaní, cuando Él derramó sangre en la agonía como lo prevé no sólo su muerte sangrienta en el Calvario, pero el rechazo de tantos seres humanos en los siglos futuros del tiempo humano. Creemos que el Cristo que adoran en el Santísimo Sacramento es el que fue clavado en la cruz, que tenía su costado traspasado por la lanza de un soldado y que fue enterrado en la tumba de un desconocido.
Al mismo tiempo, sabemos que el Jesús al que estamos orando en el Santísimo Sacramento es ahora el Cristo resucitado y glorificado. Creemos que verdaderamente se subió a los cielos cuarenta días después de su resurrección, y ahora está sentado a la diestra de su Padre celestial. Pero también creemos que Jesús no es sólo en el cielo en su humanidad glorificada. Creemos que Él es también en la tierra en esa misma humanidad glorificada. No nos atrevemos a decir que no hay ninguna diferencia real entre el Jesús en el cielo y que Jesús es ahora en la tierra. Creemos, como Santo Tomás de Aquino nos recuerda en el Tantum Ergo, lo que nuestros sentidos no perciben. En este himno eucarístico, cantamos Praestet fides Supplementum sensuum defectui , que se traduce en inglés, "Que nuestra fuente de fe para los defectos de nuestros sentidos." Nuestros sentidos perciben sólo lo que parece y sabe a pan y el vino. Pero nuestra fe nos dice que no se trata de pan y el vino, sino que son Jesucristo en la plenitud de su humanidad resucitada Unidos, por supuesto, con la Segunda Persona de la Santísima Trinidad.


La fe en la presencia física continuada de Cristo resucitado

Cualquier católico sabe que instruyó a la Sagrada Eucaristía es la Presencia Real. Lo que no todo el mundo entiende es lo que significa la presencia real. La expresión "presencia real" fue acuñado por la Iglesia para responder a las acusaciones heréticas que Cristo está presente sólo de manera simbólica o espiritual o sacramental, incluso, pero no realmente. Todo lo que hemos dicho hasta ahora debe ser puesto en la única palabra verdadera . En América palabra res significa "la cosa", y el adjetivo correspondiente realis es la fuente de nuestra palabra verdadera . La presencia real, por lo tanto, de Cristo en la Eucaristía es la presencia objetiva de Cristo. Jesús en la Sagrada Eucaristía es parte de nuestra historia contemporánea, y podemos añadir de nuestra geografía. Creemos que, por el misterioso poder de la transubstanciación, Cristo se hace presente en la tierra al mismo tiempo, incluso tan cierto como que Él está presente en el cielo. El Papa Pío XII, en el discurso inaugural que pronunció en Budapest en el Congreso Eucarístico Internacional, le dijo al público reunido que nunca el Salvador resucitado realmente salió de la tierra. Él es a la vez en el cielo y la tierra. El mismo Jesús idéntica a quienes los ángeles y los santos contemplan en la visión beatífica está con nosotros en el Santísimo Sacramento del altar. Esta es la Presencia Real. Esto creemos que cada vez que rezamos a Nuestro Señor en la Sagrada Eucaristía. Cada episodio de los evangelios en el que los contemporáneos de Cristo, deseaba estar cerca de él, tan cerca que se llena y empujó y empujó, tan cerca de lo que quieren ser a él que a medida que la mujer con una hemorragia sabía que iba a ser curado si no era más que capaz de tocar el borde de su manto. Así lo hizo, y Cristo le preguntó: "¿Quién me ha tocado?" Ella fue curada al instante, y el Salvador le dijo: "Fue la fe que sana".
A la luz de todo lo que hemos estado diciendo, no es de extrañar que la oración ante la Sagrada Eucaristía en realidad puede evocar los poderes de la omnipotencia a causa de la fe de quienes se dedican a la oración eucarística. Puedo decir, en el testimonio personal, que el Santo Padre profundamente, incluso desesperadamente quiere católicos estadounidenses a cultivar la práctica de la oración ante el Santísimo Sacramento. Estas fueron sus directivas a mí a través de su secretario privado en dos ocasiones formales en las oficinas de la Santa Sede.


Copyright © 2002 por Inter mirifica
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Recibe por correo esta pagina